Colección fotográfica de Herb Klingenberg

En los años cincuenta, el fotógrafo alemán Herb Klingenberg, se obsesionó con documentar las apariciones de Ovnis. Alertado por un amigo de que en el sur de Europa se estaban produciendo fenómenos Ovnis muy interesantes, decidió viajar a España para explorar estos fenómenos. Sus primeros encuentros con ovnis se produjeron en la isla de Menorca.

Juego de luces en Favaritx © José María de Orbe, 2018

Juego de luces en Favaritx

En la isla de Menorca, Herb fue avisado de que un fenómeno ovni se estaba produciendo al este de la isla. Herb cargó su equipo fotográfico y embarco en Barcelona rumbo a la isla menor de las baleares. Contactó con el pescador de Calas Fonts, Biel Pons que le acercó en su barca frente al faro de Favaritx. Le aseguró que un ovni acudía de tanto en tanto atraído por el haz de luz del faro. El ovni se posaba sobre el faro e iniciaba un juego de luces a modo de guiños entre el faro y el ovni. Tras varios minutos, el ovni desaparecía. Durante un mes, Herb Klingenberg embarcó cada mañana en la barca de Biel y esperó con su cámara lista frente al faro de Favaritx. Por fin, el día 27 de febrero de 1954, el ovni apareció y se poso en el aire sobre la torre del faro. A cada destello luminoso del faro, el ovni respondía con otro destello, dando lugar así a un particular intercambio de guiños luminosos. Herb pudo fotografiar el suceso con total precisión.

El ovni y el pajarillo © José María de Orbe, 2018

El ovni y el pajarillo

Años después del suceso del faro, Herb entabló contacto con el pastor de ovejas Avelino Seguí, que le relato un suceso que estaba viviendo. Avelino tenía una cabaña de ganado cerca de Punta Nati, en el norte de la isla de Menorca. Una tarde, apareció sobre su cabaña un ovni y de él descendió una mujer extraterrestre muy bella, al decir de Avelino. Avelino y la extraterrestre se enamoraron y cada primeros de mes, la nave se posaba sobre la cabaña, la extraterrestre descendía y pasaba largas horas con Avelino. Pasados vatios meses, la extraterrestre le propuso a Avelino que se fuera con el a un planeta de una galaxia lejana. Avelino, asustado pero preso del amor y de la pasión, accedió. Se citaron para primeros del mes siguiente. Avelino relató su historia a Herb y éste le propuso fotografiar la despedida de Avelino, a lo que este accedió gustoso pues quería aportar un documento veraz de su viaje a su familia y vecinos. El día señalado, Herb colocó su cámara frente a la cabaña y tras varias horas de espera, el ovni apareció de la nada y se posó inmóvil en el aire. Del ovni emergió un haz de luz muy potente sobre la puerta de la cabaña para recoger a Avelino. Pero el pastor había acudido a proteger a su ganado en otro corral y se encontraba a varios metros de distancia de la cabaña. Tras unos segundos de espera, el haz de luz se apagó y el ovni se elevó y desapareció en el cielo a una velocidad imposible. Avelino sintió una gran frustración y se maldijo por haberse alejado del lugar. Cuando Herb reveló la foto descubrió a un inocente pajarillo que era absorbido por el haz de luz hasta el ovni. Desde ese día, Avelino acudió cada primero de mes a su cabaña con la esperanza de que su amante extraterrestre regresara a recogerle, pero el ovni nunca regresó. Cuentan los vecinos del lugar que la extraterrestre prefirió al pajarillo antes que a Avelino. Tras dos años de infructuosa espera, Avelino falleció de tristeza.